Obesidad

Como casi todas las malas costumbres de nuestro animal de compañía, el ser un individuo casi obsesionado por el alimento no surge de forma espontánea, es el lógico y patológico desenlace tras una serie de incorrectas actuaciones de manejo del propietario.

La fijación adquirida hacia el alimento tiene como consecuencia múltiples problemas: robos, perro basurero (el animal se mete en la boca todo lo que encuentra a su alcance), patologías digestivas por ingestión de productos en mal estado… y la inevitable obesidad como consecuencia de una mayor entrada de alimento de la necesaria para el desarrollo de una vida normal.

La posibilidad de que nuestra mascota padezca obesidad aumenta con la edad, y se presenta más comúnmente en las hembras que en los machos. También existen razas más predispuestas: labrador, cairn terrier, cocker spaniel, teckel, basset hound… A todos nos cuesta reconocer que nuestro animal no está fuerte sino gordo y gracias a este no querer ver la realidad, nuestro animal seguirá su tendencia, su peligrosa tendencia de seguir comiendo sin freno, acumulando kilos en su organismo y haciendo un peligroso acopio de graves patologías.

Como siempre, el veterinario será la persona que debe abrirnos los ojos. Él será el que tras observar el estado del animal, comentar el sistema de alimentación y pesarlo, decidirá el plan a seguir.

  • Consultar el peso ideal de su raza (si la tiene).
  • Palpar sus costillas: deben notarse al pasar la mano con suavidad. Si no las notamos…¡malo!
  • No debe presentar «carnes colgantes» en su abdomen.

Si creemos que nuestro animal está gordo, acudamos al veterinario, con él plantearemos el plan a seguir para reducir el peso de nuestro mejor amigo, dicho plan constará de los siguientes puntos:

  • Cooperación absoluta (imprescindible) del propietario.
  • Evaluar la salud del paciente para confirmar o descartar posibles patologías que favorezcan la obesidad.
    • Pesar al animal y evaluar su peso ideal.
    • Establecer unos objetivos para la reducción del peso (cuántos kilos y en cuanto tiempo).
    • Reducir el ingreso calórico:
      • Disminuir la cantidad del alimento habitual.
      • Utilizar dietas de adelgazamiento.
  • Alimentar varias veces al día (la cantidad establecida por día se reparte en tres o cuatro tomas).
  • Mantener al animal alejado de las zonas de comedor y cocina cuando se coma o cocine.
  • Ejercicio adecuado a las características del animal (de menor a mayor intensidad).
  • Reconocimiento y pesaje del animal cada dos semanas (aproximadamente).

Perro obeso:

Un perro comerá gran cantidad de alimento siempre y cuando disponga de esa posibilidad.
Por el momento, no se conoce ningún ejemplar con la capacidad de ir a la compra y servirse la cantidad que le apetezca. Los excesos alimentarios y la consiguiente obesidad vienen dados por los siguientes comportamientos del propietario:

  • Alimentar a libre disposición a aquellos animales que comen con mucha rapidez o que no controlan su límite.
  • Complementar la dosis diaria de alimento con sobras de nuestra comida o con añadidos alimentarios de dudosa eficacia y gran perjuicio.
  • Utilización de alimentos inadecuados para la edad, estado o actividad de nuestra mascota.

Las soluciones a estos frecuentes errores son sencillas:

  • Controlar la cantidad de alimento diario.
  • No complementar el alimento con comida casera, sobras…
  • Utilizar un alimento adecuado para la edad, estado y actividad de nuestra mascota.

Información sacada de: https://www.muymascotas.es/salud/perro-sano/articulo/la-obesidaden-perros-causas-y-soluciones-511494342510

Posibles causas de la obesidad en los caninos

  1. Sobrealimentación
    Probablemente sea la causa más frecuente de obesidad. La ración diaria que debemos dar a nuestro perro se tiene que corresponder a su peso ideal, es decir, los kilogramos que debería pesar teniendo en cuenta su tamaño, altura y edad.
    Este peso ideal aparece indicado en la bolsa de pienso; si nuestro perro ya tiene sobrepeso y lo alimentamos según los kilogramos que pesa, seguiremos manteniéndolo obeso.
    Alimentar en exceso puede ser tan perjudicial como alimentar mal: un pienso de baja calidad y un exceso de alimentos hipercalóricos como los premios para perros pueden llegar a provocar sobrepeso y obesidad. Para comprar un pienso de calidad debemos fijarnos en su composición, de qué carnes proceden las proteínas, si hay variedad de ingredientes y no tienen colorantes ni aditivos.
    La calidad de los premios también es importante. Además, no debemos sobrepasar el número máximo de snacks por día que podemos dar a un perro.
  2. Sedentarismo
    Las mascotas sedentarias tienden a ganar peso con facilidad, y más si no están bien
    alimentadas. Así, el ejercicio físico es una parte muy importante para los canes.
    Los perros deben pasear varias veces al día y al menos uno de estos paseos debe ser de una hora. Si paseamos en un entorno donde pueda tener libertad para correr, olfatear y jugar con nosotros y otros perros, mejor.
    A los perros con mucha energía se les puede recomendar practicar agility, un ejercicio muy completo en el que descargan energía y mejoran la confianza con su propietario para superar los obstáculos.
  3. Comer sobras
    La comida para humanos tiene muchas más kilocalorías que las de las mascotas y, aunque las sobras nos parezcan poca cantidad, es un alimento muy calórico para el animal. El azúcar también es más elevado en nuestra comida y en exceso es perjudicial para los perros.
    Además, acostumbrar a nuestro perro a comer sobras hará que no quiera comer su pienso y aprenda a mendigar comida mientras estamos sentados a la mesa. Debemos habituarnos a dar de comer a nuestras mascotas siguiendo un horario y no dejar su comedero lleno y a su disposición durante todo el día. Podemos alimentar a los perros adultos hasta dos veces al día.
  4. Enfermedades
    Hay enfermedades hormonales que pueden provocar un aumento de peso. Si tu perro gana mucho peso en poco tiempo, y sin una causa aparente, deberías consultar con un veterinario para que descarte una posible enfermedad.
  5. Genética y edad
    La obesidad en perros es más frecuente en unas razas que en otras: el labrador, el golden
    retriever, el teckel, los bulldogs, los carlinos… son un ejemplo.
    Además, con la edad cambian los requerimientos energéticos y debemos ajustar el tipo y cantidad de pienso a sus necesidades. Un cachorro necesitará un alimento más energético y durante más tomas al día que un perro adulto o senior. Durante la gestación y lactancia las hembras también necesitan más alimento.
    La castración puede ser una de las causas de la obesidad, pero es totalmente controlable si seguimos unas pautas correctas de alimentación y ejercicio.

Estas son las cinco causas principales de obesidad en perros. Recuerda que mantener un peso saludable es una medida de prevención de otras enfermedades más graves como la diabetes. Hay piensos formulados para mascotas con obesidad que podemos combinar con un ejercicio progresivo para ayudar a adelgazar a nuestro perro si ya está obeso.

Información sacada de: https://misanimales.com/causas-obesidad-perros/

Como tratar la obesidad?
Preguntarse cómo hacer bajar de peso a un perro es lo primero que viene a la menta a quienes se han dado cuenta, o se lo ha dicho el veterinario, que es necesario que su peludo baje unos kilos. El tratamiento puede variar en cada caso, por ello siempre será el veterinario quien lo indique en cada situación. Generalmente, se necesita realizar un cambio paulatino en la alimentación. Por supuesto, tendrás que retirar todo tipo de alimento dañino, excesivamente graso, como comida tuya que le suelas dar silo haces o bien, las golosinas en exceso o de mala calidad. El especialista te indicará cuál es la mejor alimentación en estos momentos para tu peludo.

Asimismo, tendrás que aumentar el movimiento y el ejercicio que haga tu fiel compañero, por ejemplo, aumentando el rato y la distancia de los paseos diarios y, poco a poco, haciéndole jugar más y con otros perros más activos que él, hasta llegar al punto de que pueda correr bien sin ahogarse por el esfuerzo y, por ejemplo, puedas salir a correr con él.

Consecuencias de la obesidad en los perros

Si no llegamos a prevenir o tratar este problema, las consecuencias del sobrepeso y la obesidad en perros son tan graves como las que hay en las personas.
Aparecen enfermedades cardíacas, respiratorias, metabólicas, endocrinas, etcétera. Por ejemplo, diabetes mellitus, pancreatitis, artritis, osteoporosis, disnea grave, defensas bajas, desgaste más rápido del corazón, ataques cardíacos y muchas más. Por ello, se acorta mucho la esperanza de vida del animal.

Asimismo, otras consecuencias aparecen a nivel psicológico o emocional, ya que un animal con peso excesivo de este tipo fácilmente padecerá falta de energía, depresión y ansiedad.

Como prevenir la obesidad en un perro?

Para evitar que tu perro tenga sobrepeso u obesidad es vital que tengas en cuenta que tenga una vida suficientemente activa, sin excederte, y que su alimentación sea la adecuada para él en cada etapa de su vida. Presta atención a estos consejos para lograrlo:

  • Sácalo a pasear varias veces al día, mínimo tres, y que los paseos duren más de 15 minutos.
  • Deja que en los paseos se relacione, juegue y corra con otros canes.
  • Sácalo a correr y jugar por largos ratos algún día a la semana, a ser posible más de uno, algo que depende también mucho del nivel de energía de cada can. Puedes ir a un gran parque, a la montaña o a la playa. Cuando lo saques, evita que haga ejercicio o corretee cuando acaba de beber y/o comer. Así, evitarás vómitos y una torsión de estómago.
  • Ofrécele alimentación adecuada, a ser posible la que te dé el veterinario, sea pienso o casera. Puedes variar el tipo de comida que le das para que no se canse del mismo sabor y textura, además de para aportarle mejor los nutrientes que necesita. Habla con el especialista para que te ayude a elegir qué contenido nutricional es el más adecuado y varía entre alimento húmedo, pienso o granulado y comida casera. De todos modos, en una misma ingesta no le mezcles estos tipos de alimento, dale solo de uno, para facilitar la digestión.
  • Dale la cantidad de comida diaria que le corresponda en 2 o 3 veces y nunca en una sola vez. Asimismo, busca un buen horario y procura seguirlo siempre.
  • Reduce la cantidad de golosinas y premios que le das y/o busca unos más saludables.
  • No le des comida de la tuya, es mejor que le hagas comida casera adecuada para perros, sin sal añadida.
  • Procura que nunca le falte agua abundante y fresca.
  • Cumple con las revisiones e indicaciones de tu veterinario de confianza.

Información sacada de: https://animales.uncomo.com/articulo/como-combatir-la-obesidad-enperros-ayudale-a-adelgazar-46893.html

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *